Rodaje de un motor de gasolina de coche radiocontrol

Rodaje de un motor de gasolina de coche radiocontrol

Los coches radiocontrol son un hobby que, si bien no es del todo económico, puede resultar bastante conveniente a la larga si sabemos como cuidar adecuadamente nuestro vehiculo y optimizar su mantenimiento. En concreto, el motor del coche es una de las piezas más delicadas y esenciales en el radiocontrol, es por ello que su durabilidad dependerá del uso apropiado que le demos y sobre todo del correcto rodaje que le demos para que la vida del coche sea lo más larga posible.

Para hacer el rodaje es importante saber que se trata de uno de los momentos más importantes en el proceso de aprender a manejar un coche radiocontrol. Suele durar unas dos horas y se suelen gastar unos cinco tanques de combustible de promedio. Hay que ser pacientes y meticulosos, pues de esta practica dependerá en gran parte que el vehiculo sea fiable, resistente y duradero. Por eso, antes de empezar hay que tener en cuenta ciertas reglas de seguridad; en primer lugar, hay que encender la emisora y a continuación el aparato receptor del vehiculo, siempre en este orden, ya que si se realiza de modo contrario puede resultar contraproducente e incluso peligroso.

Para empezar, el motor debe estar en punto muerto, para que el coche se sitúe en la posición de ralentí cuando se suelte el acelerador. Es importante comprobar la dirección del coche, llevando el control de la misma de un lado a otro, varias veces. Si cuando realizamos esto notamos que el coche se comporta de manera lenta, vacilante o insegura, procederemos a cambiar las pilas del receptor antes de indagar en cuestiones mas complicadas. A continuación, hay que asegurarse de que el combustible (en este caso, gasolina) se mueve por las líneas del motor; si vemos que la gasolina no llega al carburador, se realizara una operación que se llama cebado del motor, y consiste en tapar con la punta de los dedos el tubo de escape del motor para ayudar al arranque del motor. Eso si, hay que hacerlo con mucho cuidado, porque si nos pasamos de tiempo puede que el motor se ahogue. Seguidamente, se colocara un trapo sobre la cabeza del motor, y se arrancara este para obtener el combustible que esta dentro, limpiándose con una toalla seca cualquier resto que pueda quedar.

Entonces se procede al primer depósito, empezando por acelerar una cuarta parte de la potencia durante dos segundos, muy lentamente, y frenar seguidamente. Cuando aparezca humo azul derivado de los gases de escape, nos da a entender que la mezcla de combustibles se ha realizado correctamente en el motor y que este esta bien lubricado. Proceder a hacer la misma operación, acelerando y frenando, hasta que veamos que el motor esta casi vacío. Entonces se para y se deja enfriar unos diez o quince minutos, antes de proceder con el siguiente deposito de combustible. En esta segunda ocasión se hará lo mismo, pero la potencia de aceleración será ahora hasta la mitad, no más de dos o tres segundos, repitiéndose hasta que el motor se vuelva a quedar sin combustible; entonces se vuelve a apagar y se deja enfriar otros diez o quince minutos. Para el tercer depósito, se mantiene acelerado el motor por unos tres segundos a mitad de la potencia también, aprovechando en esta ocasión para ir ajustando y capturando el motor. Ya no será necesario dejar que el motor se enfríe para los siguientes depósitos, y en el quinto ya se acelera a la máxima potencia (por dos segundos). A partir de aquí, ya esta completo el proceso de rodaje.

Compártelo
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Te va a interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *