COCHES RADIOCONTROL

El radio control de coches o automodelismo se define como la construcción y el manejo de vehículos a escala, con cuatro ruedas, que tienen la facultad de moverse por sí mismos controlados a distancia por un piloto; en esto radica sustancialmente la diferencia con el automovilismo, ya que aquí el piloto se encuentra dentro del vehículo. Cuando en automodelismo se realiza una competición, los pilotos suelen encontrarse subidos a unas tarimas o podios que tienen entre dos y cuatro metros de altura, desde los que dirigen sus coches, para tener más visibilidad y longitud de onda.

Los aficionados a los coches de radiocontrol tienen que tener
en cuenta desde un principio que no se trata de juguetes, sino de auténticos
vehículos en miniatura. La mayoría de la gente tiene la idea del
coche de juguete para los niños, pero la realidad del radiocontrol para
adultos es bien diferente. Por ejemplo, un coche a escala 1/8 es un artilugio
de 2,5 kilos de peso que puede correr a una velocidad de hasta 130 kilómetros
por hora, y por tanto, podría ser peligroso si no se tienen las convenientes
medidas de seguridad para espectadores y aficionados. Por ello, y pensando en
los posibles daños a los espectadores, es importante que cada club posea
un seguro de accidentes, normalmente facilitado con la licencia de piloto oficial
de coches radiocontrol, regulada por la Asociación de Automodelismo de
España.

Es un hobby caro al que hay que dedicarle tiempo y esfuerzo,
pero que da grandes satisfacciones al que lo practica. Dentro de este deporte
encontramos competiciones de alto nivel, entre clubes, regiones, países
e incluso mundiales.

Los coches radiocontrol pueden ser de diferentes tipos, según la propulsión
utilizada (es decir, de combustible líquido o eléctricos) y también
según el terreno en el que se muevan (asfalto o tierra); asimismo, también
hay diferentes escalas de construcción, tales como 1/4, 1/5, 1/8, 1/10 o 1/12.

No hay una fecha exacta en la que comienza esta afición, pero
desde la Segunda Guerra Mundial se han venido perfeccionando los modelos de
coches, hasta conseguir casi las mismas prestaciones que poseen a escala real.
Los avances sobre todo en ruedas, motores y accesorios han sido los más
constantes, incrementando con ello la velocidad de los modelos y su seguridad.

También ha mejorado la situación de los circuitos, pasando de
celebrar competiciones en aparcamientos o circuitos ocasionales a hacerlo en
circuitos permanentes y debidamente acondicionados, con barreras de protección
para los espectadores y con gradas.
Los avances tecnológicos también se han dado en este sentido en
la forma de celebrar las competiciones de coches, sobre todo en el campo de
la electrónica.

En los inicios, se contaban las vueltas en los circuitos
de forma manual, lo que daba lugar a frecuentes errores, pero ahora se colocan
transpondedores en los coches que detectan el paso del coche por la línea
de meta con mucha precisión, y conectan el tiempo exacto a un ordenador,
capaz de contar hasta las centésimas de segundo. Así, no sólo
se gestiona electrónicamente el conteo de las vueltas, sino que se puede
gestionar toda la competición. Asimismo los adelantos en baterías
de coches (como por ejemplo, la introducción de baterías de litio)
han podido facilitar el acceso a modelos más ligeros, limpios y resistentes,
que son aptos para todo tipo de terrenos.

Comprar Coche Teledirigido Lamborghini Huracán LP 610-4 Blanco al mejor precio: 35.91€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.